Me cuesta mucho llorar. Seguramente una infancia en la que me etiquetaron de María Magdalena tiene mucho que ver con eso, y con mi ego y mi miedo. Llevo unos días sintiendo la tristeza…...

El otro día me estaba acabando de lavar y secar las manos en el lavabo de un avión cuando miré hacia la puerta para salir y vi que en ella se podía leer el mensaje…...